Guía para calcular el precio de venta de la carne

Guía para calcular el precio de venta de la carne

Calcular el precio de venta de la carne es esencial para los negocios del sector cárnico. Determinar un precio adecuado no solo garantiza la rentabilidad, sino también la satisfacción del cliente. En esta guía, te proporcionaremos los pasos necesarios para calcular el precio de venta de la carne de manera efectiva.

Primero, es importante considerar los costos directos e indirectos asociados con la producción de la carne. Estos incluyen el costo de la materia prima, los gastos de producción, el transporte y el almacenamiento.

Además, debes evaluar el mercado y la demanda de carne en tu área. Esto te ayudará a determinar el precio competitivo y a establecer un margen de ganancia adecuado.

Para obtener más información sobre cómo calcular el precio de venta de la carne, mira el siguiente video:

Cálculo del precio de venta de la carne

El cálculo del precio de venta de la carne es un proceso que implica varios factores y costos. Para entender cómo se forma este precio, es importante considerar el proceso desde la compra del animal vivo en el mercado hasta su venta al consumidor final.

En primer lugar, se debe tener en cuenta que el 75% de la carne llega al consumidor a través de las carnicerías, y la mayoría de estas son abastecidas por matarifes. Por lo tanto, este ejemplo se basará en la conformación del precio final a partir de estos actores principales.

Durante el mes de marzo, se han verificado subas en los precios de los animales de consumo en el mercado de Liniers. Aunque en promedio se han registrado pequeñas caídas en los precios promedio de la hacienda, en los segmentos más definidos para el consumo interno se han observado aumentos. Estos incrementos se deben a factores como los habituales aumentos estacionales, cuestiones climáticas, el paro del campo, la acumulación de feriados y la emergencia sanitaria, que han afectado los ingresos en el mercado.

En el caso de la carne vacuna, se calcula el precio al público a partir del precio del animal vivo comprado en el mercado de Liniers. A este precio se le agrega automáticamente un 10,5% de IVA cuando el animal va con destino a faena. Luego, se considera el rendimiento en el frigorífico, es decir, la cantidad de carne y hueso que queda después de la faena y el retiro de los subproductos. En promedio, este rendimiento representa alrededor del 57% del peso del animal.

Por ejemplo, si se compra un animal de 360 kilos a $110 pesos el kilo vivo, se obtienen dos medias reses con un total de 205 kilos, a un valor de $218 el kilo. Al salir del frigorífico, se suman los gastos impositivos, comerciales y de flete, que representan aproximadamente $7,5 por kilo, además del costo del cuero que es de $5 por kilo. Esto lleva el precio de la carne en media res a un valor que puede variar entre 220 y 230 pesos por kilo, dependiendo del tipo de animal.

Una vez en la carnicería, el carnicero realiza el desposte de la media res, sumando sus costos impositivos, comerciales y laborales, y establece los precios por corte. Estos valores pueden variar según la época del año, el tipo de consumo de la zona, entre otros factores. Es importante mencionar que se produce una pérdida de kilos por hueso y grasa de aproximadamente el 21%.

A partir de estos datos, la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) ha estimado valores promedio de referencia por corte, que pueden variar según los gastos, costos y rentabilidad de cada carnicería. Por ejemplo, los precios de referencia van desde $190 por kilo para cortes como el osobuco, espinazo o azotillo, hasta $550 por kilo para el lomo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir